Hombre casi llega al espacio y luego se lanza en paracaídas

Felix Baumgartner se tiró desde 96,640 pies de altura y mientras descendía alcanzó una velocidad de 536 millas por hora

Felix Baumgartner

Felix Baumgartner se lanzó desde 96,640 pies de altura, en un salto de práctica en preparación para intentar la caída desde 120,000 pies. (Suministrada / Sociedad de Astronomía del Caribe)

 

¿Se atrevería a elevarse hasta una altura tan extrema que comience a ver la curvatura de la Tierra y luego tirarse en paracaídas? 

A una altura tan elevada que aún de día, comience a verse el cielo negro y hasta las estrellas, casi llegando al espacio. 

Eso fue lo que hizo Felix Baumgartner el 25 de julio, un paracaidista de Austria que desea romper el record mundial de la caída más elevada.

Este se elevó en una cápsula sostenida por un enorme globo de helio, modificado para la travesía.

Baumgartner se lanzó desde 96,640 pies de altura y mientras descendía en un traje similar al de un astronauta, alcanzó una velocidad de 536 millas por hora.

El salto fue una práctica en preparación para intentar la caída desde 120,000 pies, intento que realizará en varias semanas. 

Increíblemente el record mundial no ha sido superado desde el año 1960, cuando Joe Kittinger se lanzó desde 102,800 pies. 

Según la Sociedad de Astronomía del Caribe (SAC), otra alternativa para ver el cielo negro de día es tomar un vuelo en un avión ruso Mig-31. 

Compañías como Space Travelers y Adrenalin ofrecen vuelos entre $18,000 y $27,000 que alcanzan una altura de hasta 82,000 pies (casi tres veces la altitud del Monte Everest).

La redondez de la Tierra es muy evidente a esa altura, pero tal vez una de las cosas más curiosas es poder ver el Sol de mediodía en medio de un cielo negro y ver las estrellas de día al comenzar a salir de nuestra atmósfera.

Fuente – El Nuevo Día