Prohíben vacilón y la bebelata en El Yunque

Protección federal a ríos en el bosque busca poner fin a contaminación

 

Como balde de agua fría para miles de visitantes del bosque forestal El Yunque, será la pronta eliminación de los típicos pasadías en los alrededores de sus ríos, debido a una disposición federal que evitará que las personas lleven artículos desechables a esos lugares.

Las cuencas hidrográficas de La Cascada, La Mina, Puente Roto, Cacao y El Angelito –que son atestadas principalmente los fines de semana y días feriados por miles de personas– fueron designadas en el 2003 por el Congreso federal como ‘Ríos Silvestres y Escénicos’, por lo cual quedarán en el pasado las barbacoas en las orillas, la música en alto volumen y las bebidas de todas clases, sin excepción.

“Al puertorriqueño no le gusta que le pongan orden. El esparcimiento recreativo del bosque se centra principalmente donde hay cuerpos de agua; en los riachuelos y quebradas. A esos fines, el Congreso federal designó a estos lugares como de importancia ecológica y escénica que hay que preservar. Vamos paulatinamente hacia la total eliminación de aquellas prácticas destructivas de los recursos acuíferos, como la bebelata, la música alta y la total contaminación que se produce con la actividad humana”, explicó el supervisor del bosque, Pablo Cruz, quien aseguró que es poca la presencia de personas donde solo hay vegetación.

Justo en los días calurosos

“A principios de julio comenzaremos con la etapa de designar ciertos días como ‘zona libre de basura, ruidos y contaminación’ donde estaremos orientando a las personas que posean entre sus artículos de pasadía, los que fueran desechables, el porqué no se les dará paso a lugares como La Mina y eventualmente en Puente Roto. Así iremos poco a poco extendiendo los días hasta su total implementación. Esto dejará en el pasado la aglomeración de personas en esos lugares, los que en su mayoría no protegen el área y depositan basura allí. Eso definitivamente hay que quitarlo”, sostuvo el funcionario forestal.

La designación congresional está basada en la importancia que tienen dichos cuerpos de agua en el ecosistema y preservación del bosque en general, debido a sus especies que tienden a emigrar hasta los estuarios cercanos para desovar y desarrollarse posteriormente como adultos río arriba.

“Entre ese grupo está el dajao, el ‘chupa piedras’ y algunos tipos de crustáceos. La gente no lo sabe, pero ellos se crían bien debajo de los ríos y luego suben contra la corriente hasta acá. Si algo interrumpe eso, definitivamente es la contaminación causada por nosotros mismos”, destacó Cruz.

 

FUENTE – EL VOCERO

Deja tu comentario

También te gustaría